El origen

Con motivo de unas conferencias que se impartían los sábados en el Centro Principia de Málaga sobre divulgación científica, surgieron unas reuniones entre los divulgadores que daban dichas conferencias, lo cual se tradujo en las jornadas de divulgadores de ciencia que, a partir del año 2005, se vienen celebrando anualmente

La primera reunión tuvo lugar en Málaga y los divulgadores presentes conocieron el Centro Principia y gozaron de una demostración de experimentos llevados a cabo en la Sala Faraday del museo. A esta reunión asistieron unas 20 personas.

Como cada divulgador científico conocía en su ámbito de trabajo a otros muchos que tenían la mismas ganas de divulgar ciencia, fue aumentando el número de personas que estaban dispuestas a reunirse un fin de semana (generalmente en Octubre o Noviembre), en una localidad que viniese bien a una gran mayoría; y así han ido sucediéndose año tras año estas reuniones, conocidas entre todos como DDD: Disfrutar Divulgando Desinteresadamente.

El contenido

El esquema del fin de semana de la DDD consiste en llegar el viernes por la tarde a la ciudad correspondiente (el mismo hotel o residencia para todos), cenar en conjunto – dónde se inicia el contacto entre los no conocidos o lo refuerza entre los amigos – dormir y el sábado, tras el desayuno, realizar una visita a algún lugar importante del entorno.

Después de la comida del sábado, mantenemos una larga reunión de unas 5 horas en la que cada divulgador se presenta a los demás realizando un experimento o una breve comunicación de no mas de 4 minutos. De esta forma se permite la participación de muchos divulgadores.

De nuevo la cena conjunta en el hotel, dónde se comentan las presentaciones previas, y tras el desayuno del domingo volvemos a mantener una segunda reunión con más comunicaciones hasta la hora de comer. De esta forma la cantidad total de presentaciones sube hasta unas 80 aproximadamente.

El objetivo

Además de conocer gente con las mismas inquietudes y ganas de divulgar ciencia, se aprende mucho durante la reunión ya que se muestran verdaderas joyas de experimentos sencillos, ingeniosos y fáciles de reproducir con pocos medios, lo cual revierte directamente en los alumnos de los profesores asistentes.

El éxito de estas reuniones – confirmado por el número creciente de asistentes – se debe fundamentalmente a que se trata de pasar un fin de semana entre amigos y sin pretensiones de personalismos de ningún tipo.

La inmensa mayoría de los divulgadores asistentes son profesores de alguna rama de ciencias (Físicos, Químicos, Biólogos, Matemáticos, Ingenieros, Geólogos…); muchos son profesores de secundaria y otros muchos de universidad, así como investigadores ubicados en algunas empresas.

 

¿Dé dónde vienen los divulgadores?